jueves, 5 de marzo de 2015

Perder un libro a medio leer

Dia de luto - Perdi un libro. Perdi un amigo, un compañero, un hermano, un consejero.No era tan bueno , pero era la voz que me acompañaba a todas partes en éstos últimos dos meses . Si, iba lenta  esa lectura porque no me sobra mucho tiempo para leer  y además soy  lectora compulsiva y leo cualquier cosa  escrita que me caiga en mis manos o ante mis ojos : twits , posts , revistas, volantes, diarios, cuadernos,   folletos, boletos,  papeles nuevos, papeles viejos, papeles ajenos , la web, carteles en al calle, revistas de golf, nautica  y de circulo de abogados en consultorios de dentistas,  envoltorios de galletitas ,  prospectos de remnedios, al etiqueta del acondicionador de pelo, los suplementos Campo y Rural que siempre  quedan en Mc Donalds y Starbucks  cuando el resto del diario desapareció y que no le interesan a nadie en este planeta, y lo mejor de todo : el papel de diario con que vienen  envueltos los huevos, que siempre  tiene cosas interesantes  ... todo en detrimento de terminar libros. Pero de este libro me faltaba un cuarto de páginas  y ya , casi casi, lo terminaba. Es un libro medio tonto, con ejemplos y parábolas gastadas, pero que hace bien.  De tanto llevarlo de acá pará allá estaba  sucio y ajado, como debe estar un libro bien leído. Y en alguna de las escalas de tantos trámites  se me cayó  o lo dejé . Y no hay nada peor que un "lectus interrumptus". Siento como que estaba teniendo una linda charla con un amigo cálido e interesante y que cuando estaba en la mitad del relato...¡ZAS! , se lo traga  la tierra  o lo abduce un ovni ...y yo ahí agitando los brazos al cielo, con los ojos  desorbitados, le grito :  "¿Pero  cómo sigue ? ¡Por favor! ¿CÓMO SIGUE?",  sin saber adónde fue,  hundiéndome sola en su silencio, mi cerebro hambreado con un relato sin final, que para mi cerebro es el horror mismo.No pienso comprarlo otra vez. Iré a una libreria a leerlo de parada  y en diagonal, para descubrir que no era ninguna maravilla, pero para demostrarme a mi misma que me lo leí todo y llegué al final, que es lo que importa. Bueno, un poco como la vida misma.   .

No hay comentarios: